Paula Barouh (Descargo y Maleficio)  El Arte se ha transformado en la resistencia más férrea contra la injusticia y el Gobierno le ha declarado la guerra.

Paula Barouh (Descargo y Maleficio) El Arte se ha transformado en la resistencia más férrea contra la injusticia y el Gobierno le ha declarado la guerra.

Este último tiempo ha sido turbulento para nuestro país, una crisis social política y una crisis sanitaria a nivel global, nos han hecho re plantearnos absolutamente todo.

Desde nuestros hábitos, hasta la manera de como nos relacionamos con el entorno.

Esto no ha sido ajeno, al mundo del arte, quienes han tenido que replantear y re inventar sus oficios artísticos, en cuanto a la manera de mostrar sus espectáculos, re afirmar ideas y discursos sociales o personales.

Sobre esto y mucho mas conversamos con Paula Barouh, quien nos cuenta mas sobre su disruptivo proyecto Descargo y Maleficio.

Hola Paula, siempre es un gusto conversar contigo, y saber más o menos que tal te ha sido, este último tiempo, ¿con el desarrollo de tus proyectos?

Paula: Hola amigos de Zerovarius, gracias por el espacio que siempre le han dado a mis proyectos. Desde la última vez que hablamos, han habido varios vuelcos artísticos. La cuarentena me sirvió harto para enfocarme en lo que quiero lograr con Descargo y Maleficio, mi proyecto más reciente. También me sirvió para estudiar al máximo varias disciplinas del arte que me interesaban hace tiempo, como el performance art, visuales, iluminación etc. Me armé como una especie de intensivo artístico multidisciplinario pandémico xD Hoy ya estoy empezando a unir todo lo que aprendí en un show y disco nuevo, ambos aún sin fecha de lanzamiento. Por primera vez estoy disfrutando del hacer, más que en lo frenético de obtener un resultado.

De donde emerge la idea de Descargo y Maleficio, ya que durante este último tiempo ha ido evolucionando a algo mucho más social, como ha sido este tránsito de comenzar con videos, pasar a algunas presentaciones en vivo y posteriormente ya entrando de lleno en la intervención urbana, ¿en protestas y performances callejeras?

Paula: En realidad Descargo y Maleficio siempre fue un proyecto de protesta y crítica social desde que nació el 2017 en formato Video Poesía. Este proyecto pretendía ser como una especie de legado, en caso de morir en cualquier momento. Quería dejar, más allá de canciones o videos, también mi pensamiento; mi visión sobre el entorno que me tocó vivir y lo que me pasó en él. Hasta antes del estallido sentía que todo lo que decía, era sólo mi propio descontento personal hacia el día a día de vivir en Chile, pero que no necesariamente podía representar el sentir de alguien más. Al ser de Concepción originalmente, pienso que hay mucho del vivir cotidiano en Santiago que aun no entiendo o me choca, como por ejemplo esa suerte de violencia impune que sucede en el Metro todos los días. Todavía no comprendo tanta agresividad reflejada en empujones, codazos, insultos etc. 

Todo eso sumado a la precariedad de ser artista en Chile y mi propia experiencia siendo mujer en la música. Mis años en ella y sobretodo en el Rock, me hicieron conocer la peor cara del ser humano. Desde gente que te cagaba con plata, quería apoderarse de tu proyecto o tus canciones; ni hablar de la cosificación por el sólo hecho de ser la cara visible de un proyecto, el juicio constante de si eres suficientemente buena, si estas muy gorda, si eres o no atractiva, si compones o no etc. Pienso que todo esto me llevó a esta montaña de rabia y frustración que salió en forma de Poesía, pero siempre pensando que era yo sola contra el mundo. Después de la fase Video Poesía, pasé al disco, yo creo porque era el formato artístico que se me hacía más familiar. En Enero del 2019 me invitaron a participar de un ciclo de poesía en Valparaíso llamado After Poetry. Ahí partió Descargo como show y armé este personaje con la bandera chilena ensangrentada, simbolizando a una mujer que se siente violentada por su propio país. Una especie de fantasma en vida de las miserias del artista y la mujer chilena, en un país con cero respeto hacia ningunx de lxs dos. Salí a la calle por primera vez en Mayo del 2019, gritando mi poesía en el Paseo Ahumada cubierta de sangre y nadie se detuvo a ver ni por un segundo; por último para ver qué diablos hacía alguien gritando en la calle. Después de esa intervención me fui del país dos meses y cuando volví, a la semana fue el estallido social. Salí en Noviembre del 2019 a intervenir en una manifestación y por primera vez, probablemente en mi vida, me sentí comprendida como artista.

Crees que la música y el arte en general, debería tener un grado de discurso social o político, te pregunto esto porque he visto eternas discusiones donde algunos dicen que el arte no debe mancharse con idiologías o pensamientos políticos y otros que piensan que el arte ya es una expresión política en si misma… ¿Qué te parece a ti?

Paula: En mi caso, todo lo que hago artísticamente ya no podría separarse de eso. Este proyecto está entrecruzado 100% por lo social y así nació. Pero a la vez pienso que el arte y la música son expresiones libres que vuelan a su propio ritmo, momento y finalidad. Pueden venir de muchas fuentes que no necesariamente tienen que ver con lo social o político. Aunque mi proyecto tenga esa arista, no soy de la idea fundamentalista que el arte deba estrictamente abocarse a la crítica social para validarse. Hay formas artísticas que van por una línea más estética o de mero entretenimiento, que son igual de válidas y respetables. Mucho del Teatro Musical que tanto admiro tiene un perfil de entretención. No todos llevan implícito un mensaje profundo, pero todxs por igual conllevan un nivel técnico y artístico elevadísimo. Sería muy sesgado de mi parte restarles valor a esas propuestas, por el hecho de no contener necesariamente un mensaje social o político. Pienso que el arte debe ser libre y permitirse, sobre todo en un país como éste donde duele y cuesta ser artista, ser lo más espontáneo y multidimensional posible. 

 Como ha sido la recepción de la gente y la respuesta del aparato de seguridad ante tus performance, has tenido algún problema por usar la calle… ¿Como escenario o como medio para expresarte?

Paula: La recepción de la gente es siempre diversa. Algunxs me han felicitado por el mensaje, otros evitan encontrarse conmigo después xD. Alguna gente se va entremedio y otros escuchan atentos. Mis favoritos son los que se acercan después del show y me dan sus impresiones de lo que vieron. He tenido largas conversaciones con varios de ellos y siempre hay un aporte en sus palabras. Cuando presenté este show en dos eventos completamente distintos en Nueva York obtuve reacciones opuestas que me hicieron pensar que este proyecto conecta siempre con emociones muy disímiles. En uno me tildaron de resentida social y en otro, que mi show era demasiado triste. Me encanta que no haya consenso en cómo se percibe y eso se da por el modo en que las emociones me van afectando mientras hago el show. Nunca sé bien cuales van a aparecer mientras estoy ahí. Aunque sean la rabia y tristeza las emociones ancla de este proyecto, hay toda una gama intermedia que nunca sé cómo va a venir.

La única vez que tuve un encuentro directo con los pacos fue en la primera intervención, cuando me puse a declamar afuera de La Moneda. Aparecieron un par para decirme que estaba prohibido grabar ahí, pero eso fue todo. Mis presentaciones callejeras son acotadas. Salgo cuando tengo una necesidad grande de decir algo y eso puede no pasar todos los Viernes o el día X que haya manifestación. No me gustaría salir sólo para instalar el personaje en la revuelta. El motivo interno, el tener que decir algo porque ya no puedo callarlo más o porque hay una rabia e impotencia muy grandes, son el motor de mis salidas. Muchas veces voy a las manifestaciones “de civil”, como una más del piño que canta y grita a lxs pacxs. He arrancado y tragado humo de lacrimógena más de una vez como todxs, pero hay artistas que están ahí siempre y la han pasado realmente mal; los han atacado directamente, llevado detenidxs, golpeado, gaseado, etc, sólo por llevar un poco de alegría revolucionaria a ese instante pasajero de celebración antes que los pacxs lleguen a reprimir. 

Fuera de las manifestaciones, he venido participando de la Varieté Callejera que organiza el Colectivo Sequía @colectivosequia en la Plaza de Armas y cada experiencia tanto mía como las reacciones de la gente son siempre una sorpresa. La calle es el escenario más poderoso e impredecible que he pisado en mi vida.

¿Crees que en Chile hay un verdadero derecho a la libre expresión?

Paula: No lo creo. Aunque el estallido cambió un poco las reglas del juego, ha habido un esfuerzo sistemático por parte del Gobierno de no permitir la libre expresión y en eso va también el libre derecho a manifestarse. El hecho de aun tener toque de queda habla sobre mecanismos de control de la población por parte del Gobierno, para mantener a raya la emancipación y no necesariamente frenar una crisis sanitaria; una que se pudo abordar de mil otras formas más eficientes. Aun así se atreven a decir en los medios que la crisis social ya se resolvió y que este es un nuevo Chile, cuando gente es reprimida y atacada violentamente todas las semanas en Dignidad, solo por protestar. Vivo en ese sector y sé exactamente lo que pasa; quien diga que todo está bien y la crisis social ya pasó, está mintiendo descaradamente.

Desde el punto de vista periodístico, es peor aún. Está claro que hay un oficialismo en la información que tiene un sesgo temático importante, que se alimenta del morbo, sensacionalismo etc; por otro lado existe el periodismo independiente que ha tenido un rol fundamental en la revuelta y se han preocupado por informar lo que medios oficiales no hacen. El Arte se ha transformado en la resistencia más férrea contra la injusticia y el Gobierno le ha declarado la guerra, al igual que al resto de la población pensante e inconformista. No hay forma que pueda haber libre expresión en un país, cuando su Gobierno considera al Arte un peligro y sesga la información que le llega a la ciudadanía.

Pero por otro lado, pienso que el estallido social contribuyó en trasladar el Arte a las calles, sacándolo del espectro institucional, contribuyendo a la libertad de exprexión en el Arte. El hecho que la fachada de una institución gubernamental de cultura como el GAM, haya sido tomada por el pueblo y artistas como una suerte de galería de la resistencia, donde cada día aparecen nuevas piezas, habla de un cambio de paradigma en el Arte chileno y también en la libertad de expresión. Aquí es donde la mano de un Gobierno que huele a dictadura, no alcanza a llegar. 

¿Crees que el estallido social, fue un click para reconstruir de alguna manera este proyecto llamado Descargo y Maleficio?

Paula: Más que reconstruir, se terminó de construir yo creo. Terminó de hacerme sentido, porque entendí que no estaba loca ni sola con mi rabia al fin y al cabo. El mensaje empezó a tener un poco más de resonancia con alguna gente, cosa que nunca esperé en un comienzo. Creo que la misión de Descargo es generar una reflexión respecto a nuestra idiosincrasia y cómo esta funciona para algunxs en desmedro de otrxs. De esta manera, se nos tatuó la desigualdad en cada rasgo de nuestras vidas y quedó más que claro con el Estallido social. Descargo observa esto desde la perspectiva de una mujer que se permite explotar de rabia por haber vivido en carne propia injusticias, miserias, discriminación y que, al igual que la gente en las calles, tiene todo el derecho a estar indignada. El estallido probablemente le dio al proyecto la posibilidad de ser finalmente comprendido por un grupo de gente y que también se reafirmara el punto de vista.

Ya en el 2021, crees que la escena artística y de la música en este país ha evolucionado o aún estamos estancados donde mismo?

Paula: Tuve un gran cambio de switch con esto, a partir del 2020. En cuanto a la creación en sí creo que estamos en unos de los mejores momentos para el Arte en varias décadas. El Arte chileno ha tenido un avance y proliferación que quizás no se veía en años. Todxs tienen algo que decir y no hay miedo a decirlo. Ahora, mi gran cambio de mirada respecto a esto, vino en cuanto a la escena musical. Después de llevar tantos años en la música, gracias a Descargo que es un proyecto más multidisciplinario, empecé a involucrarme más en grupos de artes escénicas, participando de actividades y manifestaciones organizadas. Ví tanta cohesión y ayuda mutua, que entendí de pronto que aquel estancamiento del cual todxs lxs músicxs siempre se quejan son finalmente ellxs mismxs y su incapacidad de trabajar por un bien común; en algo que podría ayudarlos a todxs en vez de salvarse ellos o favorecer a un grupo determinado. No sacan nada con crear 10 mil fundaciones, sindicatos y agrupaciones si cada cual va a trabajar por separado, sin interrelación u objetivos comunes. Al fin y al cabo toda la problemática de lxs musicxs converge en la precarización ancestral del sector; eso lxs atraviesa a todxs. Entiendo que puedan haber distintas visiones de cómo abordarlo, pero para mí el hecho que existan tantas agrupaciones trabajando en paralelo, con un modo diferente, pero una problemática común, me dice mucho sobre la falta de cohesión, articulación y también del ego. No sé en qué grado, además, a partir de estas, se han podido resolver los problemas. 

Desde su concepción, las artes escénicas trabajan en equipo; es algo inherente a su actividad, a diferencia de la música que muchas veces son musicx solxs peleando la subsistencia. He ahí pienso, el individualismo con el que se aborda en la música, una crisis que es finalmente colectiva. Prácticamente la única real cohesión y buenas intenciones que he visto en la música, ha venido de la Productora Mutante. Llevan años levantando espacios para la difusión de música experimental, sin fines de lucro, con el sólo ímpetu de crear escena, desde principios básicos de armonía y solidaridad. El estancamiento proviene de las personas, no del arte en sí.

 ¿Qué planes tienes para este 2021?

Paula: Sacar un nuevo disco que ya está encaminado y montar un show con más recursos. He tenido en mente hacer una segunda edición de mi poemario Chile Detonado, agregando otros poemas y en físico esta vez, pero aun lo estoy evaluando. Lo demás siempre aparece en el camino. No podría planear una gira en este momento hasta que pase todo esto, pero si en el mediano a largo plazo quisiera llegar a esa instancia y llegar a todos los lugares posibles con el nuevo show. Al ser Descargo una propuesta unipersonal, es más fácil movilizarla. 

Y ya cerrando esta entrevista, te dejo el espacio para que dediques algunas palabras, agradecimientos, anuncios o lo que estimes necesario expresar 

Paula: Decir que Chile se me hace invivible a diario con todos los atropellos, violaciones a los derechos humanos y muertes, pero aun viviendo en una especie de infierno, estas atrocidades han sido el motor de mi creación y lo seguirán siendo. Libertad a lxs presxs políticos de la Dictadura de Sebastián Piñera y que éste sea juzgado por violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos. La institución llamada Carabineros de Chile, debe llegar a su fin ahora ya; es un nido de asesinos a sueldo que no han hecho más que dañar y exterminar a la población. Por último, lxs insto a que se hagan partícipe del proceso constituyente, yendo a votar ojalá por candidatos independientes que no pertenezcan a la clase política que nos ha llevado a esta crisis.  Gracias Zerovarius por el espacio!

Por: Manu Head

Fotografía: Matin Palma